CIVILIZACIONES

¿Qué secretos oculta la tumba sellada custodiada por los Guerreros de Terracota?

En 1974, dos campesinos de la provincia de Shaanxi, China, realizaron uno de los descubrimientos arqueológicos más notables del siglo XX. Bajo su terreno descansaban más de 8.000 esculturas dispuestas como un batallón para resguardar la tumba del emperador Qin Shi Huang (210-209 a. C.).

Los Guerreros de Terracota, esculpidos en escala natural y ordenados en una gigantesca parcela del tamaño de una ciudad medieval, custodiaron por miles de años el mausoleo del gran emperador chino, que según los historiadores habría muerto por una sobredosis de mercurio.

Más de 40 años después del hallazgo, la sepultura de Qin Shi Huang sigue sellada. Los especialistas consideran que no existe aún la tecnología capaz de preservar los tesoros históricos que allí se conservan del daño que sufrirían al ser expuestos al oxígeno.

La tumba, además, podría estar resguardada por diversas trampas metálicas, capaces de acabar con la vida de quien se aventure en su interior. Se cree, incluso, que el recinto estaría rodeado de grandes zanjas de mercurio liquido.

 


Fuente: BBC